Cuando el gobierno estadounidense quiere "expulsar" (anteriormente "deportar") a alguien de los Estados Unidos, la persona en este proceso normalmente tiene derecho a luchar contra su expulsión en el Tribunal de Inmigración.  Hay muchas defensas a la expulsión, incluyendo la solicitud de ajuste de estatus, la Cancelación de la Expulsión, el asilo, el alivio en virtud de la Convención contra la Tortura, y otras defensas en función de los motivos particulares de expulsión alegados por el gobierno.

Una de las formas más comunes de alivio de la expulsión que se solicita en el Tribunal de Inmigración se llama "Cancelación de la Expulsión y Ajuste de Estatus para Ciertos Residentes No Permanentes", y se conoce comúnmente como "cancelación de la expulsión".  Hay otra forma de cancelación de expulsión disponible para las personas que ya tienen su estatus de Residente Permanente Legal pero que pueden ser expulsadas por haber sido condenadas por un delito, o por otras razones, y otra forma disponible para ciertas víctimas de violencia doméstica.  Para poder solicitar la cancelación de la expulsión, el demandado en el procedimiento de expulsión debe haber estado físicamente presente en los EE.UU. durante al menos diez años antes del inicio del procedimiento de expulsión, y debe tener un "pariente que reúna los requisitos", que en este contexto debe ser un cónyuge, un padre o un hijo menor de 21 años que sea Residente Legal Permanente o Ciudadano Estadounidense.  La solicitud de cancelación de la expulsión puede hacer que usted sea elegible para un permiso de trabajo.  Aunque es difícil ganar la cancelación de la expulsión, es una buena opción para luchar contra los procedimientos de expulsión para muchas personas.

Hay muchas otras defensas a la expulsión que pueden aplicarse dependiendo de su caso particular y de la razón por la que el gobierno alega que usted puede ser expulsado de los Estados Unidos.

Su política de privacidad, en español, va aquí.

Sus términos y condiciones, en español, van aquí.